Crédito bancario o préstamo personal ¿Cuál me conviene?

Seguramente no muchas personas comprenden la diferencia entre crédito bancario y un préstamo personal e incluso se suele pensar que ambos son solo sinónimos, pero esto no es así. Los dos cuentan con diferencias destacables y son dirigidas a personas distintas con necesidades y propósitos diversos. Es importante elegir el adecuado a tu situación o podrían presentarse dificultades por no haber tenido claro cuál era la mejor opción. Es por esta razón que en este post explicaremos cada uno.

¿Qué es el crédito bancario y el préstamo personal?

El crédito bancario y el préstamo personal son operaciones financieras donde una identidad le da al cliente la confianza y el apoyo monetario que necesita. Claro está que el individuo receptor del dinero se debe comprometer a devolverlo y además pagar un interés. La persona debe dar una garantía de ingresos o bienes para que el banco le otorgue el crédito. Esta entidad siempre estará monitoreando que tan viable es la capacidad de pago del usuario y así decidirá si es conveniente aprobarlo o no.

La financiera también tendrá presente la finalidad para la que se está solicitando el numerario. Ya que no concederá una enorme cantidad de capital para comprar algo económico. Es por esto que los bancos suelen exigir una explicación referente a la aplicación del préstamo o crédito y después de ser aprobados tienden a solicitar una factura para asegurarse que el dinero fue utilizado precisamente para lo que se había requerido.

El banco al conceder el tramite otorgara una oferta detallada con todas las condiciones para que así el cliente sea el que elija finalmente. Aquí se verá reflejado el plazo y las cuotas que deberán pagar. Es importante estar pendiente de no aceptar algún préstamo con comisiones altas que terminen haciendo que pagues mucho más dinero del que pediste. Asimismo debe asegurarse de que el número de cuotas no sea mayor a la vida del producto que va a comprar. Nadie quiere seguir pagando algo que ya es inservible.

Diferencia entre el crédito bancario y el préstamo

La diferencia entre estos dos es muy simple y clara. El individuo que solicita un crédito obtiene una cuantía de dinero no determinada y se cobraran los intereses de acuerdo a lo que vaya gastando. Es decir la entidad coloca un límite en la cantidad de capital que puede gastar el cliente, pero no lo entrega de golpe. El usuario le va dando uso de acuerdo a las necesidades que vayan surgiendo en materia económica personal. Un ejemplo claro muy usado entre este tipo es la conocida tarjeta de crédito. Esta tiene un límite y solo se pagan los intereses por los fondos utilizados en ella.

Además de los intereses se cobra una comisión sobre el efectivo no gastado, pero no hay de qué preocuparse ya que esta es mínima y prácticamente no se nota. El usuario a medida que va devolviendo el dinero podrá disponer de este nuevamente y su plazo es generalmente de un año, pero esto puede variar dependiendo de las condiciones del servicio. Asimismo este crédito puede renovarse por un plazo igual al anterior.

Solicita un crédito a tu medida
¿Cuánto necesitas? ¿A qué plazo?

Cantidad:
Periodo:
Show more results

¡O haz una solicitud y te evaluaremos!

Anuncios

El crédito bancario se suele solicitar para afrontar aquellos tiempos en los que hace falta dinero, y no para malgastarlo.

Por el contrario, cuando una persona solicita un préstamo recibe una cantidad de efectivo exacta al principio de la operación y debe pagar los intereses por la totalidad del dinero. Esta devolución de numerario se puede realizar en cuotas que dependerán de lo que se acuerde con la financiera. Asimismo existen los plazos de préstamos rápidos los cuales son demasiado cortos y pueden ser de un día hasta 60, pero generalmente son de 30 días.  También existen los más largos que suelen ser de 13 a 90 meses.

Los préstamos son más comunes de solicitar cuando se desea realizar una compra en concreto como un auto o una casa y la devolución del dinero generalmente es mensual. Incluso la se dice que el más común es la llamada hipoteca. Asimismo se debe pagar tanto los intereses como la deuda. Hay personas que se preguntan si los préstamos se renuevan pero la respuesta es no. Sin embargo si se puede volver a contratar el servicio.

¿Qué es más conveniente entre el crédito bancario y el préstamo personal?

Determinar cuál es el mejor para cada persona dependerá de lo que se desea realizar con el dinero. Si lo que se necesita es hacer una compra de inmediato de algún bien como una casa es más recomendable pedir un préstamo ya que el dinero se obtiene de golpe. Mientras que el crédito es más aconsejable para hacer varias compras con escalas no tan elevadas. Es mayormente sugerida para empresas ya que hay situaciones en las que se debe comprar mercancía o sobrellevar una pequeña caída de ingresos.

Siempre es importante tener en cuenta que es exactamente lo que ofrecen ambos servicios. Incluyendo las comisiones y obligaciones de pagos ya que a primera vista podría verse como una gran opción, pero a la larga es posible que les traiga más complicaciones que los problemas que resolvió en determinado momento.

Formalización del crédito o préstamo

Sea cual sea el que elijas es fundamental asegurarte de que sea formalizado. Ya que estos deben ir agregados a una agenda o cuenta corriente que sea operativa a nombre del usuario solicitante. Además en esta misma se irán agendando los abonos de las cuotas mensuales y los pagos totales de los créditos. Es un paso esencial que no se puede ignorar a la hora de adquirir el servicio para llevar un buen registro.

crédito bancario

Es importante finalizar este procedimiento de manera formal y firmando los papeles adecuados. Siempre estando pendiente de que los documentos tengan los términos convenientes ya que esto puede tener influencia judicial si no se cumplen. Además es necesario que sea un trato justo tanto para la entidad como para el individuo solicitante y ambos deben cumplir todas las condiciones al pie de la letra.