préstamos para estudiantes

Préstamos para estudiantes y sus beneficios

  • Publicado en
  • Publicado en Préstamos

Los préstamos para estudiantes son una manera que tienen los estudiantes para poder costear los diversos gastos que conlleva estudiar. En cualquiera de los niveles de educación superior, muchas veces surge la necesidad de tener ciertas cantidades de dinero a la mano rápidamente. Esto se hace aún más evidente en estudios de postgrado como especializaciones, maestrías o doctorados.

Por esta razón, los bancos y otras instituciones financieras ofrecen una amplia variedad de paquetes que se adapten a las necesidades de cada persona. Esto es de vital importancia en países donde no existe la educación universitaria gratuita o parcialmente subvencionada.

préstamos para estudiantes

En todo caso, para aquellos que desean proseguir con su formación académica y profesional más allá de la preparatoria necesitan establecer un adecuado plan de financiamiento. Pero antes de tomas esta importante decisión te invitamos a que leas estas líneas para que realices una buena inversión.
Después de todo, estamos hablando de tu futuro.

¿Por qué pedir préstamos para estudiantes?

En primera instancia, muchas personas solicitan préstamos para estudiantes debido a que no cuentan con los medios materiales para poder realizar estudios superiores. En estos casos, sino cuentas con una beca o con alguna ayuda institucional o gubernamental, deberás afrontar el hecho que debes endeudarte con un préstamo.

En otras ocasiones, los estudiantes requieren de financiamiento para poder cubrir los costos asociados a su rama de estudio. Esto es muy común en carreras de carácter técnicas y prácticas, o en casos donde se requiera cubrir la manutención y no tiene tiempo para trabajar y estudiar.

Cualquiera sea el escenario, debes tener en cuenta algo muy claro: un financiamiento es, en términos concretos y sin edulcorar, una deuda. Para que esta sea mucho más llevadera en el desarrollo o ejercicio de tu vida profesional posterior a los estudios, tienes que establecer una planificación realista, sincera y clara. De esta manera, podrás obtener el grado académico que quieres sin necesidad de sufras por ello económicamente.

Solicita un crédito a tu medida
¿Cuánto necesitas? ¿A qué plazo?

Cantidad:
Periodo:
Show more results

¡O haz una solicitud y te evaluaremos!

Te podría interesar...

Recomendaciones antes de pedir un préstamo estudiantil

1.- Establece las variables de costo para estudiar

Cada estudio superior, ya sea licenciatura o su equivalente, especialización, maestría o doctorado tienen  lapsos de duración distintos. Asimismo, los costos de cada estudio también varían enormemente y generalmente es mayor mientras el curso certifique un grado académico cada vez más elevado. A esto debes sumar otros elementos como:

• Costo de residencia en caso de que no cuentes con domicilio en este período.
• Si el estudio es dentro de tu país o en el extranjero.
• Gastos de transporte diario.
• Costo de manutención, en lo que se incluye alimentación, artículos de aseo personal, vestimenta, etc.
• Los gastos inherentes a los artículos de estudio tales como computadoras portátiles, libros, entre otros.
• Necesidad de pagar cursos extra o tutorías.
• Imprevisto o eventualidades.

Este conjunto de variables hacen que los estudios puedan ser más o menos caros. Por lo tanto, determinan el monto del financiamiento que debe ser cancelado según las cuotas establecidas. El otro factor que entra en juego es directamente es el lapso de tiempo que estarás pagando por tu preparación académica. Recuerda que en el negocio de la monetización de los estudios, las entidades de financiamiento o crédito ganan precisamente prestando dinero gracias a los intereses.

2.- Pon sobre la mesa todas las oportunidades de financiamiento

Existen muchísimas formas de financiar tus estudios superiores y algunas resultan buenas ideas y otras simplemente no lo son. Es por esto que debes evaluar las opciones presente en el mercado que dispones. A esto debes considerar seriamente las tasas de interés o las formas de financiamiento, esto último si bien son  préstamos personales o cargados a una tarjeta de crédito.

Ahora si evaluamos el origen de los préstamos para estudiantes tienes las siguientes opciones:

  • Créditos gubernamentales: distintos países cuentan con instituciones de apoyo financiero dedicadas a ayudar a los estudiantes. Sin embargo, esta política varia de país a país y no necesariamente aplica para todas los centros de educación superior.
  • Crédito bancario: este es por excelencia la fuente del préstamo estudiantil. Son sumamente fáciles de adquirir y los puedes conseguir en una amplia variedad de modalidades de pago.
  • Créditos extra bancarios: en el mercado te vas a encontrar con diversas instituciones que prestan dinero a estudiantes que no son bancos. Muchas de ellas se dedican por entero al financiamiento académico, por lo cual tienden a presentar condiciones más flexibles que los bancos.
  • Préstamos de instituciones de educación universitaria: algunas casas de estudio superior brindan a sus alumnos la opción de acceder a créditos directos.

Ventajas de solicitar préstamos para estudiantes

En cuanto a la solicitud de financiamientos para actividades académicas, tienen varios beneficios para los estudiantes, que enumeraremos a continuación.

• En primer lugar, tienden a venir con plazos e intereses más flexibles y cómodos que los préstamos personales o de otra índole. Esto se debe a que están diseñados para estudiantes, por lo cual son ideales al momento de tener un gasto grande o inesperado.
• También pueden ser utilizados para otras cosas, como inversiones que te permitan hacer crecer ese dinero, para poder pagar el préstamo más rápido. En algunas ocasiones los estudiantes usan este financiamiento para cancelar el costo de su alquiler entre otros gastos conexos al estudio.

Desventajas de solicitar préstamos estudiantiles

Pero a pesar de las ventajas de obtener préstamos para estudiantes, existen claras desventajas de asumir esta deuda. Entre las más significativas están:

  • Los intereses suelen agobiar a millones de jóvenes, dado al hecho de que aquí es donde las entidades de préstamo obtienen su ganancia.
  • Si por alguna razón interrumpiste tus estudios, la deuda sigue allí hasta que la canceles.
  • La dificultad de encontrar empleo para recién graduados, hace difícil el poder afrontar la deuda.
  • El hecho de pagar una deuda mientras estudias se puede convertir en un factor de presión que te puede afectar de distintas maneras.
  • Es común que los estudiantes afronten problemas de impago o acumulación de intereses, lo que compromete sus estudios.

Es muy importante afrontar cada situación y pensar con claridad dos veces antes de asumir un préstamo de este tipo.

Tema BCF By aThemeArt - orgullosamente presentado por WordPress .
VOLVER AL INICIO